» el baul de los recuerdos
Un lugar para compartir anecdotas y vivencias personales, articulos periodísticos y curiosidades sobre el pasado reciente de nuestra ciudad

Diciembre de 2009

Una historia de vida en el Talar de Pacheco

Yo me llamo Alicia y vivo en El Talar hace 35 años. Cuando mis padres, mamá Raquel, papá Luis Rodolfo y mis hermanos, Juan y Augusto vinimos a vivir a El Talar desde Tigre , quedaron fascinados por el aire puro del lugar, en comparación con la humedad que hay en Tigre y sus temporales mareas.
La frondosa vegetación de árboles de eucaliptus,talas, ombúes y pájaros característicos del lugar, como así también sus plantaciones y viveros, expandiendo por el aire sus variadas fragancias.
Recuerdo que la mayoría de las calles del lugar eran de tierra y muy pocas calles estaban asfaltadas.

Al llegar a nuestra nueva casa teníamos un terreno inmenso con muchos árboles como un gran pino que despedía un tipo de resina pegajosa, laurel, durazno, pelón, ciruelo amarillo, higo, manzano verde, níspero, membrillo con el cual mi madre hacía riquísimos dulces y el nogal que nos llevaba a todos mucho tiempo pelar para sacar la nuez en buen estado. Estabamos encantados por los árboles, sus aromos y por tener tanto espacio para jugar y desplazarnos y mis padres por tener una tierra tan fértil para el cultivo. Mis padres cultivaban: choclo, lechuga, tomate,albahaca, perejil, zapallo y orégano y las utilizaban en las comidas. A mi madre que siempre le gustaron los cultivos tiene un hermoso jardín con muchas plantas y flores como la estrella federal, jazmín, rosal, helechos, kalas, margaritas, potus, incienso, burrito, begonias, tomillo y otras más... Recuerdo que en esa época pasaba el kerosenero con su tanque de kerosene llevado por caballos y los domingos el mimbrero. Los asados y las pastas de mami los domingos, infaltable.

Viajabamos en el tren de la estación de El Talar haciendo trasbordo. Las caminatas con mi madre a cualquier hora por la tranquilidad del lugar. Las horas de lectura por la tarde y de canto con mi madre porque ella cantaba para un coro en la iglesia cuando era jovencita. Mis salidas en bicicleta, el treparme a los árboles con mis amiguitas. El gallinero con gallinas, patos, teros y el gallo que cuando se escapaba me corría y las dos tortugas que siempre se escapaban. Nuestros perros Larry, Scuby y Guazú que ahora nos hace companía.

Inicie la primaria en la escuela Nº 20 junto a mis hermanos, luego la secundaria y por último la terciaria.
Recuerdo de la secundaria las horas de gimnasia en el campo del castillo del General Pacheco y luego en el Club El chasqui. Actualmente trabajo como maestra en la escuela Nº 20 que tanto quiero.

No olvidaré nunca la hermosa niñez que tuve en este hermoso lugar con mucho amor y cariño de parte de mis padres. Ellos, ya no están, pero son un ejemplo de vida, nos dejaron sus enseñanzas, de educación, de trabajo, respeto, honestidad, y solidaridad hacia el prójimo. Gracias por todo lo que nos dieron ...
 
Con cariño Alicia
 
 
Gracias a ustedes por publicarme esta historia de vida. 

 

 

  • Volver