x
G P W E B
Publicación: 2 de Noviembre 2023

Vecino, comerciante, actor y locutor. Historia de vida de Ricardo Gesualdi

Desde muy joven conoció General Pacheco y se enamoró del pueblo. Hizo grandes amistades, desarrolló sus pasiones artísticas y formó su familia. En una calida conversación nos cuenta su vida y su relación con la comunidad.

Foto: Ricardo interpretando uno de los personajes de la obra "Aeroplanos". Año 2023.

Ricardo Gesualdi nació en el barrio porteño de Palermo un 12 de diciembre de 1941, vivió su infancia en Saavedra y su adolescencia en la ciudad de Boulogne, pero desde hace ya 30 años vive en “su lugar en el mundo”: General Pacheco. Y es que sentimentalmente su relación con esta comunidad es de toda su vida, ya que fue el lugar donde gestó algunas de sus mejores amistades, y fue clave para desarrollar sus verdaderas pasiones: la actuación y la locución.

Desde los 10 años de edad, Ricardo comenzó a venir a General Pacheco a visitar familiares, y si bien en los años ‘50 era un pueblo muy tranquilo, se destacaba por su intensa actividad social, lo que lo motivó a seguir viniendo y a hacer su grupo de amistades. En particular, recuerda que “La Fomento” (como se llamaba a la Asoc. de Fomento y Club Social General Pacheco, hoy conocido como “Club Pacheco”), era un gran polo cultural dónde todo el pueblo se convocaba no solo a hacer deporte, sino también a disfrutar de bailes, algunos con orquestas famosas, teatro, cine, y en época de carnaval los inolvidables corsos sobre la calle Santiago del Estero.

De hecho, señala que la decisión de desarrollar la cultura era muy importante para la Comisión que dirigía la Asociación, y así fue que en los años ‘60 decidieron construir un Teatro - luego cerrado y reconstruido en el año 2010 -, dónde también funcionó el cine.

Y tanto movimiento social fue el lugar indicado para que Ricardo empiece, de manera aficionada, a hacer locución. “Dónde había un micrófono estaba metido”, dice entre risas. Al principio confiesa que lo hacía de forma muy aficionada, por ejemplo en los partidos de fútbol “pedía prestado” el micrófono del club - sin que nadie se entere - e intervenía haciendo publicidad (gratis) de comercios de la zona. “Decía.. que se yo.. “panaderia El Record”, “verduleria La Ñata”... hacia publicidad por el simple hecho de tener el micrófono y hablar”. Pero este juego lo acompañó siempre, y con los años lo llevó a ser el locutor-presentador de innumerables eventos de la ciudad.

Por ejemplo, cuenta algunas ocasiones emblemáticas, como ser cuando en el año 2000 reemplazó al reconocido locutor Carlos Dagostino en una importante peña que organizaba la parroquia en nuestra ciudad. Luego también hizo presentaciones para escuelas de danza de El Zorzal, que una de ellas se realizó en el Teatro Astral. “Ahí pude pisar el Teatro Astral, por lo menos de locutor” cuenta con picardía. Luego se sucedieron años en los que fue el Maestro de Ceremonia y Secretario del Club de Leones de Gral. Pacheco.

Pero siguiendo con su veta artística, descubrió aquí en Gral. Pacheco, otra gran pasión: el teatro. En el año 1963, casi sin proponérselo, participó con un grupo de amigos de la creación del Grupo de Teatro "El Circulo", cuyo Director era el Sr. Julio Agrás (padre de una de sus amigas, Alicia Agrás), quien además ofreció su casa para los primeros ensayos. Luego siguieron ensayando en “la tapicería de Ortega”, que se ubicaba en Hipólito Yrigoyen, entre Mozart y Guayaquil. En ese lugar funcionó además la primera confitería bailable de Pacheco.


Foto: Ricardo junto a Cacho Fontana en el teatro El Nacional, año 1958


Foto: Año 1963, la primera obra de Ricardo, llamada "Esposa último Modelo" en los Bomberos Voluntarios de San Fernando


Foto: Obra de Teatro Marianela, en la Asociacion Atlética Argentinos Juniors, año 1970.


Foto: "La Cama y El Sofá", escuela Nº 15 de El Talar, década de 1970.

Entre sus compañeros de elenco se encontraba nada menos que Rodolfo Marabotto, conocido como Pablo Alarcón, quien luego seria un reconocido artista en teatro, cine y la televisión. En esos tiempos solían ir a vivir “la noche de Buenos Aires” y siendo un poco más grandes ya iban dispuestos a “hacer la bohemia”: recorrer lugares, presentarse ante productores y buscar espacios en el mundo del espectáculo. “Pablo Alarcón a los pocos meses apareció en televisión lustrándole las botas a Canuto Cañete, el personaje que hacía Carlitos Balá. De ahí en más hizo su carrera”, cuenta Ricardo.


Ricardo junto a Pablo Alarcón, en un homenaje realizado a este último en canal 13

Ya con 20 años, diferentes motivos personales hicieron que Ricardo no pueda seguir el camino de la actuación profesional, pero nunca abandonó su veta artística (que incluso en la actualidad sigue desarrollando en el teatro Espacio de Arte, en San Isidro). Mientras aun vivía en Boulogne, el arte y los amigos lo siguieron trayendo a General Pacheco. Aquí vivía su primo, Juan Carlos Ceci (fallecido hace apenas un año), quien -entre otras cosas- era pianista de una orquesta de Jazz, llamada originalmente C'est ci Bond. “Yo era el animador de la orquesta y con ella recorrimos infinitos lugares. Era el año 1958, y en ese entonces era la famosa época de las noches de “típica y jazz”, o “grabaciones y jazz”. Y bueno, con eso me fui haciendo. Hubo muchas presentaciones, acá en el Club Pacheco, Don Torcuato, San Pedro, Baradero…., lugares donde había gente que salía, a lo mejor una vez al año, a tomar una copa al club y te recibían de modo espectacular. Eran lugares muy lindos.”

En el año 70 “le picó el bicho de vuelta” y retornó el teatro, haciendo obras en 1970, 1977, 1978.. “Mi carrera actoral fue como un electrocardiograma”.

img img img img

Algunas obras en las que participó Ricardo

Mientras conversamos, Ricardo nos muestra una gran carpeta con fotos de su carrera actoral y publicidades de obras en las que participó. Entre ellas, se ve un anuncio de la obra "La Cama y el Sofá" en el Club Social y Deportivo 9 de Julio, ubicado en el bajo Pacheco, e inmediatamente recuerda: "Con carro y caballo llegamos una noche. Porque era el diluvio, barro infernal, y teníamos que transportar la escenografía!". Esa obra fue una de las más realizadas por Ricardo, incluso actuando distintos roles. "La hicimos en varios lugares, por ejemplo también estuvimos en el Club Pacheco, y en lo que era “Cadalso”, un boliche bailable muy conocido en El Talar”. Recuerda que en varias oportunidades su compañera de elenco era Estela Garcia, vecina de El Talar, quien falleció en 2021 y la destaca como su gran compañera de teatro, amiga entrañable y una gran cuentacuentos para chicos en eventos varios, incluso en escuelas para niños.

img img img img img img img img

Diversos folletos anunciando espectáculos en los que participó Ricardo


Ricardo junto a Estela Garcia en la Biblioteca Juan José Castelli

Más allá de sus experiencias teatrales, en General Pacheco también encontró el amor. En el año 1966 se casó con Dora Sormani en la iglesia Purísima Concepción de Gral. Pacheco, y nos recuerda una anécdota típica del Pacheco de esa época: “Resulta que Dorita vivía dentro de la Planta Transmisora de Radio Nacional, a pocos metros de la Iglesia y teníamos el primer turno de casamiento, a las 21hs.. Así que yo 20:45 estaba con mi viejita, ahí en el altar, esperando. Y Dorita llegó pasadas las 22hs.. ¿Qué pasó? Un tren carguero haciendo maniobras y la barrera baja en Pacheco… La cola que había llegaba más allá de El Talar, y más allá de la curva de Liniers! ¿Sabes lo que era una hora la barrera cerrada?. Me acuerdo que el cura que nos casó a nosotros, el Padre Egozcue - que no era muy de hablar y decir chistes - me dice: todavía estás a tiempo” (risas).

En el año 1993 se mudó definitivamente a General Pacheco con su familia, lugar dónde, además, estaba su trabajo: la ferretería “Los Tíos”, fundada en 1979 junto a su esposa sobre la Av. De Los Constituyentes (ex Ruta 9) en el barrio Ferrini. La ferretería funcionó allí hasta el año 2020 acompañando el crecimiento de los barrios Ferrini, Delfino y El Zorzal, hasta que se trasladó a su nueva ubicación en la calle Buenos Aires, en Pacheco centro.


Foto: Ferrtería "Los Tios". Barrio El Zorzal, década de 1980.


Foto: Ferrtería "Los Tios". Barrio Pacheco Centro, año 2023

Hoy Ricardo sigue atendiendo la ferretería junto a su hija Paula y su yerno Sebastián, pero nunca abandonó la actividad teatral. “El teatro independiente es lo que más me apasiona y en definitiva es lo que me mantiene bien, no negando, claro, que me cuestia más que antes memorizar y todo, pero una Obra de 2 personajes, como Aeroplanos, de Carlos Gorostiza, casi una hora y pico sobre el escenario me la puedo aguantar (risas). Es hermoso, es meterse en un personaje, crear su historia previa.. es vivir muchas vidas. Dios me dio ese arte y debo agradecerle infinitamente”.


Obra "Aeroplanos" en San Isidro, 2023

Tal vez te interese...