Julio de 2010

> La historia de nuestra plaza contada por quienes la vieron nacer y crecer







Publicidad



Elena y María Isabel Hernandez Gomez son dos hermanas que viven en General Pacheco desde niñas. Sus padres se instalaron frente a la plaza (cuando era un pastizal) y se unieron con los demás vecinos para formar la comisión pro-plaza. Aquí sus recuerdos de aquella iniciativa.

¿En qué año llegaron a General Pacheco?
María Isabel: En el año 1954, nosotros vinimos de España cuando yo era muy chica. Mis padres alquilaban un terreno en El Talar, que ocupaba como una manzana, eso era todo campo. Después de tres años pudieron comprar el lote frente a la plaza y ahí fue cuando nos mudamos y se empezó a organizar la comisión para arreglar la plaza.

¿Cuando ustedes llegaron la zona ya estaba loteada?
Elena: Si, si, cuando mis padres compraron el terreno ya estaba todo loteado y después se empezaron a organizar con los vecinos para limpiar la plaza. Pero si, ya lo habían loteado tiempo atrás y habían dejado los lugares para la comisaría, cosa que no hicieron, la iglesia, que tampoco hicieron y demás cosas que finalmente se hicieron en la ruta, que era donde había más civilización.

¿Cómo se fue construyendo la plaza?
María Isabel: La plaza era un pastizal tremendo, entonces todos los frentistas (los pocos que había) se empezaron a organizar como para poder limpiarla y hacer una plaza para los chicos. La gente se unió, se hicieron kermeses y otras cosas más, hasta que se consiguió alambrar la plaza para que no entraran los caballos, porque para ese momento todavía existían caballos sueltos. Por eso, en la esquina se pusieron unas maderas, que era como un laberinto que tenía que pasar la gente para entrar a la plaza, para que no entren los caballos. Lo demás estaba alambrado con un alambre sin púas, y ahí aprendí a andar en bicicleta, sosteniéndome del alambrado.
Como dije, la primera plaza la hicieron los vecinos con el dinero recolectado en kermeses. Mi padre tenía una panadería y donaba el pan para los choripanes, otro que tenía una carnicería donaba los chorizos y demás, y así se juntaba dinero para ir poniéndole árboles a la plaza, juegos, el mástil. Más adelante existió el apoyo de la intendencia.
Elena: Se habían conseguido unas columnas de hierro para el alumbrado muy trabajadas, que después desaparecieron, las tendrían que haber dejado porque fueron las primeras lámparas....
María Isabel: Eran las que estaban alumbrando la pileta de natación de la estancia de los Pacheco. La pileta era muy grande y las lámparas estaban alrededor. Cuando sacaron la pileta las mandaron para la plaza. Ah! y después en una de las presidencias de Perón, él donó los juegos: un tobogán, un juego de seis hamacas mas o menos, otro con una soga con nudos para ir trepando y algunos más.

¿Dónde se organizaban las kermeses?
María Isabel: Las kermeses se organizaban en un terreno sobre 197
Elena: Claro, donde estaba la ferretería industrial, que ahora la cerraron, sobre 197 (frente a la calle Santiago del Estero) un señor, de apellido Llorente, tenía un predio muy grande ahí y en ese lugar se hacían las kermeses.
María Isabel: Todos los que eran de la comisión colaboraban, llevaban tortas, donaban cosas...

¿Y qué juegos habia?
María Isabel: Estaban las tómbolas, la ruleta esa con el clavito que las paraba y según donde quedaba te ganabas algo, los dardos para pinchar los globos... esas cosas que se usaban antes. También hacían rifas, se vendían cosas para comer, se hacían bailes (al aire libre y sobre la tierra) con la música de ese momento… Además se hacían remates, se remataban las cosas que la gente donaba. Me acuerdo de uno que había ganado una gallina, entonces la había atado y la llevaba paseando por la kermes y le sacaron una foto.  Después de muchos años, el hijo, mirando fotos, le dice “¿Tan viejo sos, papá, que no había perros?” (risas) Y era así, muy de campo.

¿Cuánto duró la Comisión Vecinal?
María Isabel: Aproximadamente 5 años. Se terminó disolviendo por cuestiones de deshonestidad de algunos vecinos, debido a que se incluyeron en el presupuesto gastos que no eran justificados y fue así como ya algunos de los integrantes quisieron desistir de la idea. Pero lo importante es que fue una iniciativa que logró llevar adelante el proyecto de la plaza y consiguió el apoyo de la intendencia. El presidente de la comisión era un señor de apellido Práceres, que también estuvo en la comisión pro-escuela 20. Él tenía todas esas iniciativas y luchó mucho.

¿Se hacía con intervención de alguien de la familia Pacheco?
María Isabel y Elena: No, eso lo organizaban solamente los frentistas de la plaza.
María Isabel: Las reuniones se hacían en la casa de una señora de apellido Aranda, que todavía vive frente a la plaza.

¿Y en la municipalidad no había que pedir algún permiso?
María Isabel y Elena: No, no…
María Isabel: En ese momento no se pedía autorización, era todo mucho más sano… En ese entonces todavía en los carnavales se usaba disfrazarse, algunos con el disfraz se tapaban la cara y no era daño para nadie, después empezaron a prohibir y prohibir...

Acá traje unas fotos, estas son de cuando los vecinos empezaron a poner las primeras plantas, después de haber limpiado todo. Se ve al intendente, el Dr. Alegre, y en una está mi hermano teniendole el poncho, que se lo sacó para plantar el árbol.

En estas otras dos fotos se ve lo que era la plaza de Pacheco, los arbolitos que fueron plantando los vecinos. En la segunda foto se ven dos pinos muy débiles que hacían un arco.

 

Estos árboles eran como un logro vecinal, porque nadie nos dio una mano hasta que se hizo la plaza nueva con Ubieto.

Pero eso fue muchos años después
María Isabel: Si, si. Después que se asfaltó y todo eso, quedaba una plaza muy precaria. Lo primero que sacaron fueron los alambres, porque quedaba muy mal una plaza con alambrado y ya no había caballos sueltos. Luego cuando Tigre empezó a mirar con mas cariño a Pacheco, fue cuando se decidió arreglar la plaza.
Elena: Pero la cuestión es que esa plaza fue iniciativa de los vecinos.
María Isabel: Si, totalmente.
Elena: Ahora la gente no le da importancia porque ve la plaza como está, pero en aquellos años sin ningún tipo de ayuda, ni cosas modernas (porque vos hoy vas a un easy y te traes armada cualquier cosa), se hizo una plaza, todo a pulmón.

A continuación un recorte que nos entregaron Elena y María Isabel del Diario Clarín del día 14 de Mayo de 1971 con respecto a nuestra plaza.

 

Para finalizar, una imagen de la plaza en la actualidad

 

 

 

Volver