» Noticias y publicaciones

Sociales
Viernes 18 de Diciembre de 2015

El Museo Histórico de General Pacheco festejó sus primeros 20 años de vida

El pasado Miércoles se realizó un brindis con vecinos, autoridades y representantes de varias instituciones

Corría el año 1989 cuando un grupo de vecinos comenzaron a reunirse de manera informal en casas de familia movidos por inquietudes sobre la historia de la ciudad y la promoción de la cultura local. Así iniciaron la búsqueda de información y diferentes elementos como fotografías, herramientas, documentación, etcétera referidos a la historia de la ciudad, que luego exhibieron en varias exposiciones organizadas en la Biblioteca Popular Juan José Castelli. “Empezamos haciendo un trabajo de hormiga, recuperando muchos documentos fundamentalmente del casco de la estancia, que en ese momento estaba siendo convertido en barrio privado. Además trabajamos mucho por la conservación de los monumentos históricos que allí se encontraban en un estado de abandono preocupante, principalmente la casa del General Angel Pacheco” recuerda Isidoro Antih, uno de los principales propulsores del grupo.

Sin embargo, pasaban los años y soñaban con encontrar un espacio propio para hacer el archivo y sus reuniones, objetivo que pudieron alcanzar en el año 1995 obteniendo un predio en el cual pudieron armar un proyecto más ambicioso: El Museo Histórico de General Pacheco. En el edificio, ubicado en la Av. Hipólito Yrigoyen 210, entre la UTN y la Iglesia, se encuentran documentos y objetos referidos a la ciudad en general, a la familia Pacheco y la estancia El Talar, a la parroquia, a la Aeroposta Argentina – primer aeródromo internacional del país, que funcionó en esta zona –, diferentes elementos antiguos de la vida cotidiana donados por vecinos y en el parque se encuentra estacionado un imponente avión Douglas DC-3, similar a los últimos utilizados por la compañía aérea mencionada.

Sergio Di Sarcina, flamante presidente de la institución afirma “Desde este lugar creemos que hoy más que nunca es importante continuar el trabajo de recuperación y conservación de la historia local. Aunque a veces no parezca, somos una ciudad que hace relativamente pocos años era rural y que tiene una riqueza histórica muy importante. Aun tenemos la suerte de contar con abuelos que fueron verdaderos pioneros, constructores de las bases de la ciudad que hoy disfrutamos, y cuando nos ponemos a hablar con ellos vemos que tienen muchas ganas de compartir sus recuerdos y experiencias. Queremos que este lugar sea de la comunidad, donde los vecinos puedan acercarnos un pedacito de su historia familiar, que también es nuestra y podamos generar puentes entre las generaciones pioneras, las nuevas y los vecinos que recién llegaron.” Y agrega “Creemos también que es importante el trabajo en red con vecinos e instituciones. Por suerte Pacheco tiene varias y muy valiosas instituciones intermedias, creadas y sostenidas por vecinos comprometidos que quieren cambiar o mejorar distintas realidades. Ya hubo experiencias interesantes de trabajo interinstitucional que se pueden repetir y potenciar el próximo año”.

Un museo comunitario

El Museo Histórico de General Pacheco tiene la particularidad de ser concebido y gestionado por una Asociación Civil sin fines de lucro, que le brinda un perfil diferente a los museos tradicionales. Su creación y mantenimiento no depende de una política que partió del Estado o de un coleccionista privado, sino de una inquietud genuina surgida en la propia comunidad. Esta impronta, destacada por la Asocicación, alienta a una vinculación más próxima entre el Museo y los vecinos, que son en buena medida quienes aportan su propia historia personal o familiar para el armado de las salas y exposiciones.

El objetivo es promover el autonococimiento colectivo, poder investigar, pensar y difundir como se gestó la ciudad, por qué es como es, quienes fueron los vecinos e instituciones más influyentes en el desarrollo local, etcétera. Este conocimiento permite reforzar la identidad local, reflexionar y criticarse como ciudadanos, teniendo más claro el pasado de la localidad, para entender el presente y proyectar el futuro.

De esta manera, el Museo convoca a los vecinos a participar aportando trabajo, objetos, fotografías o simplemente asociándose, con una cuota simbólica de $10 por mes.

Mirando hacia el 2016

Este encuentro fue la última actividad del Museo en el 2015, ya que se iniciarán obras de refacción y reorganización de las salas que obligan a mantenerlo cerrado por algunas semanas. “La idea es dejarlo como nuevo y el año próximo iniciar más actividades abiertas a la comunidad” se entusiasman en el Museo.





Volver


Publicidad